Escrito por Jenny Navarro (Futfem.cat)   /// Foto: Sergio Reches (Futfem.cat) 

La delantera Sara Navarro (Abrera, 1995) vuelve a dar guerra. Después de sufrir una rotura parcial de los ligamentos cruzado anterior y lateral interno de la pierna derecha el pasado febrero, la jugadora del Seagull ha vuelto a los terrenos de juego esta jornada ante el Barça B. Con el alta médica desde el lunes, Jordi Ferrón no quiso esperar más y apostó por ella en los últimos 5 minutos de partido, un rato suficiente para que protagonizara una clara ocasión de gol.

 Fue en una acción fortuita en un entrenamiento cuando la jugadora badalonesa romperse. En abril fue operada con éxito y comenzó una recuperación que ha durado siete meses. Navarro ya había sufrido esta lesión cuatro años antes, lo que la ayudó a ser optimista: «Lo primero que me pasó por la cabeza en lesionarme por segunda vez fue:" Otra vez no ". Fue un golpe muy duro sentir que tenía que pasar por este proceso tan doloroso de nuevo, pero si ya lo había superado, ahora también podía. Y en saber cómo era pasar por eso, esta recuperación ha ido mejor y más rápido ».

Jugadora de fútbol desde los 6 años, Sara Navarro ha pasado por el Espanyol, el Levante Las Planas y su actual equipo, el Seagull. La lesión ha provocado que le haya tocado ver los partidos desde la grada, una experiencia diferente, pero que también le ha aportado algo: «Ser espectadora de un partido de tu equipo se hace muy difícil para que toda jugadora quiere estar en el campo y ayudar. Es una experiencia difícil porque sufrir desde la grada es peor que hacerlo desde el campo, pero se aprende de todo y acabas dándote cuenta de cosas que puedes mejorar. Todo ayuda ».

 RETORNO A MONTIGALÀ

«Fue toda una sorpresa que Jordi me convocara contra el Barça, no me lo podía creer! Y cuando me dijo de salir al campo en los últimos minutos, fue muy emocionante. Todo ocurrió muy deprisa, cuando me di cuenta ya estaba abrazando a las compañeras ". Así de emocionada rememora Sara Navarro su regreso al campo la pasada jornada ante el Barça B un mes después de empezar a entrenar y la misma semana en que le han dado el alta médica. Ahora, con la rodilla "perfectamente", la jugadora ha podido volver a vivir la sensación de tener una clara ocasión de gol después de nueve meses apartada de la competición. Su nivel físico, pero, aunque no es lo ideal para disfrutar de demasiados minutos, por lo que habrá que ir poco a poco: «Mis compañeras por delante de mí físicamente. Llevan jugando a un nivel altísimo un par de meses y están en un estado de forma espectacular. Hay mucha competencia y me tendré que poner las pilas ».

 Con mucha rapidez a la banda y facilidad para hacer buenos pases al espacio, Sara Navarro tiene mucho que aportar a un Seagull en pleno rendimiento. Tras pasar una temporada irregular en el Levante Las Planas como consecuencia de la lesión, Navarro decidió fichar por Seagull, volviendo así al último equipo en el que había jugado. Las chicas de Jordi Ferrón alcanzaron el liderazgo de Segunda la temporada pasada, completando un año que sólo hubiera podido ser más redondo de conseguir el ascenso a Primero que disputaron

De hecho, Sara no había perdido el contacto con el entrenador azul y seguía teniendo buena relación con las compañeras, lo que la ayudó a decidirse por volver a Montigalà: «Jordi Ferrón es muy constante, le tengo mucho afecto y es increíble escucharlo hablar de fútbol. Sabe muchísimo y sé que con él puedo aprender más que con nadie », afirmaba. Pero el afecto es mutuo, ya que Ferrón se deshizo en elogios hacia la jugadora al finalizar el partido ante el filial azulgrana: "Es una jugadora importantísima para nosotros, tiene una rapidez y una capacidad de desequilibrio por banda que nos puede ayudar mucho ahora, y más ahora que tenemos una baja tan importante como Sara Serna, nos puede ayudar a equilibrar el ataque ».

 CON LA MIRADA PUESTA EN EL FUTURO

 Pero fueron las aspiraciones de Sara de cara al futuro lo que acabó haciendo que la decisión de volver al Seagull fuera «muy fácil»: «Yo ya hace tiempo que tengo el sueño de llegar a jugar en Primera con un equipo de Segunda ascendiendo. Debe ser una experiencia muy, muy buena. Sé que el Seagull tiene opciones de conseguirlo y lo está demostrando. Yo ahora me centro a coger rodaje, para ganar el máximo de partidos posible, llegar a los play-off e intentar subir a Primera. Porque lo que quiero es subir a Primera con el Seagull ». Un sueño por el que a buen seguro las badalonesas lucharán duro.